Contador de visitas:

Listados alfabéticos:

martes, 30 de diciembre de 2014

George Gordon Byron (Lord Byron) (1788 - 1824)

Lord Byron:

(George Gordon; Londres, Gran Bretaña, 1788-Missolonghi, actual Grecia, 1824) Poeta británico. Perteneciente a una familia de la aristocracia de su país, perdió a su padre a los tres años. En 1798, al morir su tío abuelo William, quinto barón Byron, heredó el título y las propiedades. 

Educado en el Trinity College de Cambridge, etapa en la que curiosamente se distinguió como deportista, a pesar de tener un pie deforme de nacimiento, Lord Byron vivió una juventud amargada por su cojera y por la tutela de una madre de temperamento irritable. A los dieciocho años publicó su primer libro de poemas, Horas de ocio, y una crítica adversa aparecida en el Edimburgh Review provocó su violenta sátira titulada Bardos ingleses y críticos escoceses, con la que alcanzo cierta notoriedad.

En 1809, al ser declarado mayor de edad, Lord Byron emprendió una serie de viajes en los que recorrió España, Portugal, Grecia y Turquía. A su regreso publicó, como memoria poética de su viaje, los dos primeros cánticos de La peregrinación de Childe Harold, que le valieron rápidamente la fama. El héroe del poema, Childe Harold, parece basado en elementos autobiográficos, aunque sin duda recreados y aumentados para configurar lo que sería el típico héroe byroniano -al que él mismo trató de emular en su vida-, caracterizado por la rebeldía frente a la moral y las convenciones establecidas y marcado por una vaga nostalgia y exaltación de sentimientos, en especial el sufrimiento por un indeterminado pecado original.

En 1815 se casó con Anna Isabella Mibanke, con quien tuvo una hija, Augusta Dada, aunque se
Augusta Dada (hija de Byron)
separaron al cabo de un año. El personaje libertino y amoral que Lord Byron encarnaba frente a la sociedad terminó por volverse contra él, sobre todo a partir de los rumores sobre sus relaciones incestuosas con su hermanastra Augusta, por lo que terminó por abandonar el Reino Unido en 1816, para no regresar jamás y convertirse en poeta errante por Europa.

En Suiza, de donde había llegado procedente de Bélgica, Lord Byron convivió con el poeta Shelley y sostuvo relaciones amorosas con Claire Clairmont. Tras una estancia en Génova, se trasladó a Venecia, donde inició, en 1819, una nueva y turbulenta relación amorosa con la condesa Guiccioli y llevó una vida fastuosa y salpicada de escándalos; más tarde fue a Ravena.

En esta época terminó el cuarto canto de Childe Harold y su Manfredo (1817), que le permitió sostener correspondencia con Goethe, quien diría de él que se trataba del «primer talento de su siglo». En 1819 inició su famoso Don Juan, considerada por muchos como su mejor obra, en la que recrea al mítico personaje en un tono que oscila entre la gravedad y la ironía. En 1822, y junto a los poetas Shelley y Leigh Hunt, fundó en Pisa la revista The Liberal, cuya publicación se interrumpió enseguida debido a la muerte del primero y a la disputa de Byron con Hunt. 

Orientado cada vez más hacia la causa liberal, en 1823, a raíz de la rebelión de los griegos contra los turcos, Lord Byron reclutó un regimiento para la causa de la independencia griega, aportó sumas económicas importantes y se reunió con los insurgentes en julio de 1823 en Missolonghi. Murió de unas fiebres en esta misma ciudad poco después, a los treinta y seis años de edad. 

La fama de que gozó en su época se ha visto reducida en gran medida con el paso de los años y el aumento de la perspectiva histórica. Se ha discutido el valor literario y sobre todo el carácter innovador de sus composiciones líricas, mientras que su facilidad versificadora y su expresión ágil e incisiva mantienen el interés de sus sátiras y composiciones narrativas. Byron encarnó para sus coetáneos el ideal del héroe romántico, tanto en su obra como en su vida, y como tal fue considerado y admirado por no pocos escritores, José de Espronceda y Gustavo Adolfo Bécquer entre ellos.

Amaba a los animales y adoraba su compañía. Entre su repertorio de mascotas tuvo un zorro, monos, loros, gatos, un águila, un halcón, gallinas de Guinea, un cuervo, un tejón, gansos, una grulla egipcia, una garza y... un oso (el cual metió en una residencia en la que se prohibían los animales domésticos). Sin embargo, su preferido fue su perro terranova "Boatswain", al cual amaba realmente. De hecho, cuando murió su perro, lo enterró y escribió en su tumba estos versos tan maravillosos:

"Aquí reposan
los restos de una criatura
que fue bella sin vanidad
fuerte sin insolencia,
valiente sin ferocidad
y tuvo todas las virtudes del hombre
y ninguno de sus defectos."

O una frase que a mí me encanta y que también demuestra su amor por su mascota:
"Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro"
Lord Byron nació con una deformidad en el pie derecho. Era patihendido, es decir, sus dedos estaban metidos hacia dentro, lo cual le dificultaba muchas tareas. Su padre le dijo claramente que nunca llegaría a andar bien ni mucho menos a correr (se nota que su padre no tenía mucho tacto con los defectos y enfermedades...). Sin embargo, Lord Byron nunca se rindió y llegó a disimular su cojera, llegando incluso a correr. Cuando se hizo mayor, sus maneras y modales se combinaron con su cojera disimulada y le dieron una forma de andar única, muy propia y elegante.

Nunca sintió vergüenza por esta enfermedad, sino más bien todo lo contrario. Cuando la gente se reía de él y se burlaba de su pie, Lord Byron se enorgullecía de ello y respondía con clase: "Cuando un miembro se debilita siempre hay otro que lo compensa".
Lord Byron tuvo de pequeño una relación muy curiosa de amor-odio con su madre. Su madre Catherin le llamaba cojo bribón o pequeño diablo, mientras él la llamaba vieja o la viuda. Sin embargo, a pesar de estos pequeños roces, Lord Byron diría posteriormente que amaba a su madre y que era la única que lo entendía.


Los libros de este autor que tengo en mi biblioteca son:

Al cumplir mis 36 años
Correspondencia - Carta I
Correspondencia - Carta II
Correspondencia - Carta III
Correspondencia - Carta IV
Correspondencia - Carta V
Correspondencia - Carta VI
Correspondencia - Carta VII
Correspondencia - Carta VIII
Don Juan
El Corsario
El Entierro
Manfredo
Marino Faliero


Para cualquier consulta podéis hacerla en mi correo electrónico: jortanav2@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario