Contador de visitas:

Listados alfabéticos:

miércoles, 1 de julio de 2015

Friedrich Nietzsche (1844 - 1900)

Friedrich Nietzsche:

(Röcken, actual Alemania, 1844-Weimar, id., 1900) Filósofo alemán, nacionalizado suizo. Su abuelo y su padre fueron pastores protestantes, por lo que se educó en un ambiente religioso. Tras estudiar filología clásica en las universidades de Bonn y Leipzig, a los veinticuatro años obtuvo la cátedra extraordinaria de la Universidad de Basilea; pocos años después, sin embargo, abandonó la docencia, decepcionado por el academicismo universitario. En su juventud fue amigo de Richard Wagner, por quien sentía una profunda admiración, aunque más tarde rompería su relación con él. 

La vida del filósofo fue volviéndose cada vez más retirada y amarga a medida que avanzaba en edad y se intensificaban los síntomas de su enfermedad, la sífilis. En 1882 pretendió en matrimonio a la poetisa Lou Andreas Salomé, por quien fue rechazado, tras lo cual se recluyó definitivamente en su trabajo. Si bien en la actualidad se reconoce el valor de sus textos con independencia de su atormentada biografía, durante algún tiempo la crítica atribuyó el tono corrosivo de sus escritos a la enfermedad que padecía desde joven y que terminó por ocasionarle la locura. 

Los últimos once años de su vida los pasó recluido, primero en un centro de Basilea y más tarde en otro de Naumburg, aunque hoy es evidente que su encierro fue provocado por el desconocimiento de la verdadera naturaleza de su dolencia. Tras su fallecimiento, su hermana manipuló sus escritos, aproximándolos al ideario del movimiento nazi, que no dudó en invocarlos como aval de su ideología; del conjunto de su obra se desprende, sin embargo, la distancia que lo separa de ellos. 

Entre las divisiones que se han propuesto para las obras de Nietzsche, quizá la más sincrética sea la que distingue entre un primer período de crítica de la cultura y un segundo período de madurez en que sus obras adquieren un tono más metafísico, al tiempo que se vuelven más aforísticas y herméticas. Si el primer aspecto fue el que más impacto causó en su época, la interpretación posterior, a partir de Heidegger, se ha fijado, sobre todo, en sus últimas obras. 

Como crítico de la cultura occidental, Nietzsche considera que su sentido ha sido siempre reprimir la vida (lo dionisíaco) en nombre del racionalismo y de la moral (lo apolíneo); la filosofía, que desde Platón ha transmitido la imagen de un mundo inalterable de esencias, y el cristianismo, que propugna idéntico esencialismo moral, terminan por instaurar una sociedad del resentimiento, en la que el momento presente y la infinita variedad de la vida son anulados en nombre de una vida y un orden ultraterrenos, en los que el hombre alivia su angustia. 

Caricatura de Nietzsche (Amarildo)
Su labor hermenéutica se orienta en este período a mostrar cómo detrás de la racionalidad y la moral occidentales se hallan siempre el prejuicio, el error o la mera sublimación de los impulsos vitales. La «muerte de Dios» que anuncia el filósofo deja al hombre sin la mezquina seguridad de un orden trascendente, y por tanto enfrentado a la lucha de distintas voluntades de poder como único motor y sentido de la existencia. El concepto de voluntad de poder, perteneciente ya a sus obras de madurez, debe interpretarse no tanto en un sentido biológico como hermenéutico: son las distintas versiones del mundo, o formas de vivirlo, las que se enfrentan, y si Nietzsche ataca la sociedad decadente de su tiempo y anuncia la llegada de un superhombre, no se trata de que éste posea en mayor grado la verdad sobre el mundo, sino que su forma de vivirlo contiene mayor valor y capacidad de riesgo. 

Otra doctrina que ha dado lugar a numerosas interpretaciones es la del eterno retorno, según la cual la estructura del tiempo sería circular, de modo que cada momento debería repetirse eternamente. Aunque a menudo Nietzsche parece afirmar esta tesis en un sentido literal, ello sería contradictorio con el perspectivismo que domina su pensamiento, y resulta en cualquier caso más sugestivo interpretarlo como la idea regulativa en que debe basarse el superhombre para vivir su existencia de forma plena, sin subterfugios, e instalarse en el momento presente, puesto que si cada momento debe repetirse eternamente, su fin se encuentra tan sólo en sí mismo, y no en el futuro.

Los libros de este autor que tengo en mi biblioteca son:

Aforismos
Amor y mujeres
Arte y artistas
Así habló Zaratustra
Aurora
Canciones del príncipe
Cartas
Ciencia
Civilización, justicia e injusticia
Conciencia
Conocimiento. La opinión
Conservación de la especie
Correspondencia (Junio 1850 - Enero 1889) - 6 Tomos
Correspondencia I (Junio 1850 - Abril 1869)
Correspondencia II (Abril 1869 - Diciembre 1874)
Correspondencia III (Enero 1875 - Diciembre 1979)
Correspondencia IV (Enero 1880 - Diciembre 1884)
Correspondencia V (Enero 1885 - Octubre 1887)
Correspondencia VI (Octubre 1887 - Enero 1889)
Crepúsculo de los ídolos
Cristianismo
Cómo se filosofa a martillazos
De Cinco prefacios para cinco libros no escritos
De el caminante y su sombra
De Humano demasiado humano
De la gaya sciencia
De la utilidad y los inconvenientes de la historia
De los fragmentos póstumos
De mi vida
De Schopenhauer como educador
Dios y dioses
Ditirambos de Dionisos
Ecce_homo
El anticristo
El drama musical griego
El espíritu libre
El estado griego
El filósofo
El hombre y sus actitudes
El libro del filósofo
El nacimiento de la tragedia
El ocaso de los ídolos
El vivir
Escritores y libros
Escritos sobre retórica
Fatum e historia
Homero y la filosofía clásica
Humanos, demasiado humanos
Ideas fuertes
La filosofía en la época trágica de los griegos
La genealogía de la moral
La lucha contra el demonio
La lucha de Homero
La mujer griega
La visión dionisíaca del mundo
La voluntad de dominio
La voluntad de poder
Libertad de la voluntad y fatum
Los europeos
Los filósofos preplatónicos
Maldad
Mas allá del bien y del mal
Mi hermana y yo
Mi vida
Mirada retrospectiva a mis dos años en leipzig
Miscelánea
Moral
Nietzsche contra Wagner
Nietzsche por Nietzsche
Nihilismo
Nueva carpeta
Orgullo, poder, debilidad y egoísmo
Pensadores y pensamientos
Poemas (Hyperion)
Religión y religiosos
Segunda consideración intempestiva
Sobre el porvenir de nuestras instituciones educativas
Sobre la música y la palabra
Sobre la utilidad y los perjuicios de la historia para la vida
Sobre verdad y mentira en sentido extramoral
Superstición y hechicería
Sócrates y la tragedia
Verdad
Virtudes

Curiosidades:

Nietzsche y las mujeres:

Estaba claro que Nietzsche era misógino ya que tenía aversión hacia las mujeres y no confiaba en ellas.
No se cansa nunca de menospreciarlas. En su obra seudo-profética "Así hablaba Zarathustra", dice que las mujeres no son todavía, capaces de la amistad; son aún gatos o pájaros, o, a lo más, vacas. "Los hombres deben ser adiestrados para la guerra y las mujeres para el recreo de los guerreros. Toda otra cosa es tontería" o esta otra frase "La mujer fue el segundo error de Dios".

Nietzsche y la reputación:

Le daba mucha importancia a la reputación. 
Como ejemplo tenemos una de sus frases célebres "Una mala conciencia se cura más fácilmente que una mala reputación".



Nietzsche y la individualidad:

Fue un apasionado defensor de la individualidad, por lo mismo detestó y atacó férreamente la doctrina de valores que tanto Sócrates como Platón implantaron en el mundo occidental, los consideraba iniciadores de una “gran mentira” en la que se cobijó no sólo la filosofía sino gran parte de la cultura, ya que sus ideales fueron absorbidos por el cristianismo y por ende trasmitidos de siglo en siglo por toda Europa, lo que llevó al pensamiento occidental por un camino erróneo y decadente.

Nietzsche y la moral:

Para Nietzsche la moral es una fuerza terrible y engañadora que ha corrompido a la humanidad entera. La moral es la gran mentira de la vida, de la historia, de la sociedad. En su obra “La genealogía de la moral”, Nietzsche trata de desenmascarar la moral.

Nietzsche y la música:

Una de las artes que más directamente se relacionan con la filosofía nietzscheana, y con su concepción estética del mundo y la noción de cultivo de sí como obra de arte, es la música.
En efecto, las reflexiones e indagaciones en torno a lo musical acompañan toda la obra del autor, desde sus primeras aproximaciones relacionadas con el elogio a Wagner, hasta sus últimos escritos.

Frases célebres de este autor:



  •  El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.
  • Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".
  • La mentira más común es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. Engañar a los demás es un defecto relativamente vano.
  • Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos.
  • Es pobreza de espíritu obstinarse en devolver el daño que se ha recibido.
  • Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los "cómos".
  • Siempre hay un poco de locura en el amor. Pero siempre hay también un poco de razón en la locura.
Opinión personal sobre Nietzsche:

En mi opinión el pensamiento de este autor tiene unas ideas muy negativas, sobre todo de la presencia del hombre y de como ha de vivir su vida en la Tierra.

Tiene unas ideas totalmente contrarias a las de Platón o Aristóteles, en dónde predominaba lo bello y la felicidad a las cuales todo el mundo quiere tener. Sin embargo, Nietzsche defendía los valores como la sexualidad y la ambición para llegar a ser un individuo fuerte como hombre.

Llegó a despreciar a las mujeres a las que consideraba meros objetos que su única función era la de servir y satisfacer al hombre, por lo que es otro punto negativo sobre su personalidad.

Creo que llegar al extremo de su pensamiento es muy dificil ya que era muy radical.

Además, para Nietzsche, la razón nos lleva a engaño, establece una falsa moral (moral del esclavo) por la cual aceptamos el papel de débiles en la sociedad, pero desde mi perspectiva lo que realmente resulta peligroso es nuestra irracionalidad. 

Con todo y, aunque no creo que el modelo filosófico nietzschiano sea sostenible en la práctica, si pienso que es un interesante modelo teórico para aplicar desde la perspectiva de la subjetividad, y que da mucho que pensar en una sociedad tan racional que, a veces, corremos el riesgo de olvidar que, por mucho progreso tecnológico que desarrollemos, seguimos siendo humanos y que nuestras emociones son algo fundamental en nuestra vida y que debemos tener en cuenta y escuchar en todo momento, haciéndolo compatible siempre con la racionalidad.



Para cualquier consulta la podeis hacer a jortanav2@gmail.com













No hay comentarios:

Publicar un comentario